La contingencia ambiental
equivale a fumar 4 cigarros diario

Por: Redacción Animal Político

16 de Mayo de 2019

Shit! I Smoke es una aplicación diseñada para explicar en términos coloquiales cuál es la calidad del aire en las grandes ciudades. Con un modelo matemático diseñado por la Universidad de Berkeley, se calcula cuántos cigarros se fuman involuntariamente cuando se registran altas concentraciones de partículas PM 2.5 en el ambiente.

 

“Un cigarro por día equivaldría a un nivel de PM2.5 de 22 μg / m3. La diferencia con fumar es que la contaminación alcanza a todos los grupos de edad”, se lee en el estudio Contaminación del Aire y su Equivalente en Cigarros.

La aplicación realiza la conversión con los datos en tiempo real de la calidad del aire en la ciudad solicitada. Durante la más reciente contingencia ambiental en la Ciudad de México, el promedio del cálculo fue de 3.7 cigarros.

El proyecto Berkeley Earth ha vaciado sus datos estadísticos en un mapa interactivo que muestra “cuánto se fuma involuntariamente” en las ciudades que registran mala calidad del aire. De acuerdo con esos registros, en noviembre de 2017, en Nueva Delhi la contaminación atmosférica se disparó al punto de equipararlo con haber fumado 44 cigarros en un día, aunque su promedio regular es de 5.6 cigarros.

La prensa ha señalado que resulta paradójico que países con bajo índice de fumadores como ocurre en India (con un en promedio anual de 111 cigarros por adulto), tienen ciudades donde la ciudadanía podría respirar en un día tantas sustancias tóxicas como alguien que fume diario una cajetilla.

En 2017, para concientizar sobre los efectos de la mala calidad del aire, durante un taller avalado por la Comisión Ambiental de la Megalópolis, se explicó que los días más contaminados en la Ciudad de México equivalían a fumar 40 cigarros, sin embargo no se compartió la metodología que avalaba dicho dato.

Es posible seguir disfrutando del tabaco sin humo, con menos olor y con menos riesgo de daño.

¡Ya existe una solución!

¡Quiero saber más!

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el transporte eléctrico, las energías limpias y la innovación tecnológica permiten reducir la contaminación ambiental. Es decir, dejar de quemar combustibles fósiles.

Además de la calidad del aire exterior, también el humo en interiores representa un grave riesgo para la salud de 3 mil millones de personas que cocinan y calientan sus hogares con combustibles de biomasa y carbón, por lo que el organismo recomienda evitar las prácticas asociada con humo dentro de las viviendas. Más aún si hay contingencia ambiental.

Dejar de fumar, no usar inciensos e incluso no prender carbón para hacer carne asada se suman a las medidas recomendadas durante los días con altos índices de PM2.5, pues el humo se mantiene en el ambiente hasta por 20 minutos y produce partículas que se adhieren a cualquier tipo de tejido, incluidos ropa, piel y cabello.

Durante la última década, se han desarrollado productos de tabaco calentado que generan un vapor o aerosol que desaparece en segundos, por lo que se han convertido en alternativas para dejar de quemar tabaco. Son producto que replican la experiencia lúdica de fumar, pero con menos sustancias dañinas y reduciendo posibles riesgos a la salud.

 

Nota del editor.

A 10 años de que en el país se implementara la Ley General para el Control de Tabaco (LGCT), Animal Político y Philip Morris México se suman al debate con nuevos elementos sobre el control de tabaco con datos serios, verificables y científicamente comprobados.

Fumar es un tema de salud pública. Las campañas de salud en materia de tabaco tienen tres vertientes: prevenir que haya nuevos usuarios, buscar que los fumadores actuales dejen de fumar y proteger a los no fumadores.

En este espacio se ponen sobre la mesa diversos enfoques y propuestas innovadoras que complementan los esfuerzos en materia de salud hasta ahora existentes y ponen a los adultos que han decidido seguir con el consumo de nicotina en el centro de la discusión.

Si te preocupa tu salud, no fumes ni uses nicotina.

Es posible seguir disfrutando del tabaco sin humo, con menos olor y con menos riesgo de daño.

¡Ya existe una solución!

¡Quiero saber más!

Califica