7 cosas que pasan cuando fumas
dentro de tu casa y no sabías

Por: Didi Garrido

20 de Noviembre de 2019

Si vives solo, no nos dejarás mentir que lo más divertido de la experiencia es que tienes la libertad de hacer lo que quieras a la hora que se te ocurra. Andas en ropa interior por toda la sala, bailas salsa mientras cocinas, te acuestas en el sillón con tu perrito a ver películas y si eres fumador, lo haces en todos los rincones de tu hogar. No necesitas nada más que a tu mascota porque es la única que entiende tu vida.

Pero tal vez tú no estás entendiéndola a ella. Cuando fumas o alguien más en casa lo hace, se provocan algunos agravios irremediables en el hogar que tanto atesoras y también en tu perro.

Afortunadamente, existen tecnologías capaces de ofrecerte lo mismo que el tabaco, pero sin los problemas que éste puede generar a través de la combustión tradicional. Conoce más sobre cómo puedes consumir tabaco sin quemarlo y, claro, sin generar problemas en tu mascota y hogar registrándote aquí. En su lugar, lo calientan para inhalar y exhalar sólo vapor (en lugar de humo), evitando el mal olor que éste produce en tu casa y las molestias que puede generar en tu mascota. Es simple.

 

1. Si usas cortinas, es probable que se pudran

No es una expresión coloquial, es completamente real. El humo se irá impregnando en ellas y eventualmente, las irá maltratando o deshaciendo.

 

2. Los muebles se pueden hacer frágiles

No importa si son de metal o madera. El humo generado por la combustión puede maltratarlos lentamente y si tienes mascotas, es probable que, al lamerlos, se dañen más.

 

3. Tus almohadas y cobijas son cultivos de bacterias

De por sí, en ellas habitan ácaros molestos, con el humo es probable que se multipliquen y se conviertan en bacterias que, al impregnarse en tu cara y cuerpo, provoquen acné o arrugas prematuras, además pueden generar pulgas en tu mascota.

 

4. Hay manchas en las paredes

Eso es algo muy normal y que todos sabemos; sin embargo, el daño va mucho más allá porque no basta con lavarlas o pintarlas, se necesita una limpieza profunda ya que el humo se adhiere más que la suciedad habitual.

 

5. Hay más exposición al HAT

El Humo Ambiental del Tabaco (HAT, por sus siglas) se refiere a las partículas del tabaco que están en el aire y que afectan directamente a las personas y animales. En la calle no hay forma de evitarlo, pero en casa se concentra en un sitio cerrado sin liberarse por más tiempo, aunque tengas las ventanas abiertas.

 

6. Tu mascota se convierte en fumador pasivo

Lo hace con el humo, pero tu perrito también lame los muebles, se sube a tu cama y juega en el piso. En todos esos lugares hay residuos de humo, cenizas y colillas aunque las deposites en un cenicero. Tu mascota pasea en casa sin saber que está expuesta a todo ello e Incluso, es propensa a comer algún residuo de cigarro.

 

7. Tus utensilios de cocina se pueden contaminar

Aunque los laves minuciosamente, no hay forma de limpiarlos al cien por ciento. En ellos se mantienen las partículas de la combustión, las cuales se transmiten a tus alimentos. De igual forma se pueden quedan en los recipientes de tu mascota y por ende, consume tabaco.

Es posible seguir disfrutando del tabaco sin humo, con menos olor y con menos riesgo de daño.

¡Ya existe una solución!

Registrarme

Califica